EXP. 24826


Hoy vivimos en la imagen, la imagen compone nuestro mundo, universo, iconosfera, la imagen es lo que moldea espíritus, facilita políticas, justifica economías, por lo tanto la imagen se ha convertido en el eje central de nuestra existencia contemporánea.

La fotografía fotoquímica analógica iba a misa, era una imagen irrefutable, una evidencia. En cambio hoy sabemos que la fotografía digital puede ser intervenida, manipulada, todos los niños con Photoshop se divierten deformando su rostro.


Proyectémonos hacia el futuro, al 2060.

El material falso fabricado para pasar como verdadero abunda cada vez más y realizado con más medios, pericia y en mayor cantidad. (...) Pongamos que dentro de 50 años muchos de esos documentales falsos de nuestra época sean dados por veraces, o que se pueda propiciar un cambio en cuanto al Holocausto perpetrado por los nazis.
Hoy existen un puñado de zumbados, los negacionistas, revisionistas que sostienen que el Holocausto nunca tuvo lugar. La hipótesis es que de aquí a medio siglo la tesis negacionista increíblemente haya pasado a ser la mayoritaria, legitimada a base de documentos, testimonios...
¿Se podría inducir a la población a creer que los documentos que hoy damos por verdaderos ¬las imagenes de Auschwitz¬ serían en realidad falsos?
Y habria que hablar de afirmacionistas, puesto que los contrarios a la verdad oficial afirmarían que el Holocausto tuvo lugar y serían los zumbados y perseguibles ¿Podría darse ese cambio perverso?

Absolutamente si y punto, sin paliativos. Con medios ilimitados, la Historia puede ser reescrita, no me cabe la menor duda.


Joey Skaggs: "Si piensas aquello que, con medios limitados e imaginación limitada, soy capaz de hacer a nivel internacional, imagina aquello que gente con otras intenciones, mucho más dinero, cerebro, tiempo y otras motivaciones están haciendo, han hecho y seguirán haciendo".


(Fragmentos de la entrevista a Joan Fontcuberta de la revista VICE Vol.4- nº6).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada